martes, 13 de julio de 2010

hasta siempre tío "Cucho"


en recuerdo de Augusto Valverde Valverde

el tío "Cucho".

13.Jul.2010


Ayer murió el tío “Cucho” …así le decíamos todos, …todos sin excepción…


el querido Tío “Cucho” viv con sus sobrinos, su hermana y su cuñado durante casi toda su vida… nunca se casó, nunca tuvo hijos…era un gran hombre, gran persona, sensible, noble, inocente, trabajador responsable, solidario, pesista y maratonista por su propio gusto, condolido, palomilla a veces… nunca debió sufrir, él menos que nadie… hace 8 años se cayó del techo regresando feliz de celebrar el año nuevo con unos vecinos del barrio… se partió la columna, quedó paralítico todos estos años sufrió, algunas veces sonrío, y padeció lo indeseable para cualquier persona… y a pesar de esto, siempre tuvo palabras y gestos de amor para todos desde su sitio de descanso...


y nace nuevamente la interrogante: cómo es posible que una persona que sólo otorgó bondad y fue un cariñoso ser humano haya sido escogido por el destino para padecer lo que padeció… no sé si alguien supremo decidió esto, lo dudo, y prefiero la pregunta que el maestro MAO escribiera: “Dios no haría esa maldad”…. o sí?, no sé. Lo cierto es que “Cucho”, más que nadie, mereció nada malo, nunca…


ayer lunes 12 de Julio del 2010, en horas de la tarde, cuando sus sobrinas subían a cambiarle el pañal y darle su agua y comida, no despertó más… el Tío Cucho había partido para siempre…


esta muerte, sin duda es también portadora del sosiego para los sufrimientos y dolores que padeció estos últimos años.


anoche, y ya de madrugada… pensaba en quienes rodeábamos y velábamos su entorno: sobrinos, cuñado, hermana, los que nos hicimos también parte de la familia y sólo algunos vecinos…


así se va nuestro querido tío “Cucho”, al que con toda seguridad no pudimos retribuirle todo lo bondadoso que fue con nosotros…


aquí me detengo y pienso, que grande y humana haz sido tú querida Lupe, todo este tiempo… prodigando tus mejores atenciones para atender al tío postrado en una cama estos últimos años… todos te agradecemos desde lo más hondo... con toda seguridad y donde se encuentre, el tío jamás lo olvidará… gracias por tu su generosidad, desprendimiento y amor… por lo que hiciste y nosotros no pudimos hacer.


pensaba también en los sentimientos de padre que “Cucho” guardaba en su corazón, ellos siempre estuvieron presentes y dirigidos hacia sus sobrinos inmediatos que acompañaban sus días… muchas veces lo escuchamos decir, con suma emoción mientras los abrazaba con sus ojos cerrados que marcaban aún más sus arrugas de pura felicidad: “mis hijos, mis hijitos…”


Cuchito estuvo ahí, con su amor de padre, ese que no necesitó en su vida de una relación propia… su gran bondad con seguridad no fue entendida por la persona a quien una vez quiso… sí, aquella mujer a la que alguna vez se refirió en una conversación y recuerdo ya lejano…


y es que la vida está hecha para esto también… con momentos para prodigar amor y compartir atenciones sin par… el tío Cucho es un ejemplo de ello… lo supo hacer en vida siempre…


pues al final, la vida te juega el zarpazo… te desagarra de pronto y no hay tiempo para dar vuelta atrás… muchos lo hemos vivido… algunos con mayor fuerza que otros… y con seguridad lo sabremos todos en algún momento…


cuanto desearíamos poder tener y sentir ahora ese abrazo apretado y desesperado de puro cariño de ti querido tío, cuanto desearíamos tu sonrisa abierta de felicidad, oír tus carcajadas inconfundibles que tantas veces nos acompañó… cuanto desearíamos se manifieste tu inocencia infinita que tantas veces nos sorprendió y nos hizo sonreír.


ellas están sembradas, así lo siento, en nuestros corazones y mentes… y a todos nos harán falta en algún momento.


así te recuerdo tío “Cucho”, cumpliendo siempre con tus sinceras expresiones en esta vida, sin poses, puro, sin guardar nada… todo ello constituye una lección para los que quedamos. Dar sin ruborizarnos, si pensar qué dirán…


estoy apenado, mucho…


sólo me queda decirte: gracias tío… hasta siempre tío Cucho !


hasta siempre buen hombre nacido en las entrañas de los andes ancashinos… hasta siempre, silbador incansable de alegría, zapateador de fugas de chimaiches y huanquillas… con tu sed diferente...


gracias por todo lo que nos entregaste… será imposible retribuirte… será imposible… gracias por tu vida que alegró la nuestra… y que sin proponértelo fue una lección de amor.


hoy martes 13 de Julio lo enterraremos a las 16:00 horas.


así están las cosas…


quería compartirlo.