viernes, 21 de octubre de 2011

Cuando la oposición se obsesiona en desestabilizar un gobierno.


Por: Jinre.


En pocos meses, el Gobierno de Ollanta viene cumpliendo un conjunto de promesas que hizo en la campaña electoral.

Tal vez lo hayan olvidado, pero una de las primeras promesas cumplidas fue la conformación de un Gabinete Ministerial de ancha base que garantizara la estabilidad macroeconómica del país tan reclamada, en ese sentido, se nombró a un ministro de economía incuestionable y aceptado por la totalidad de los agentes económicos y se renovó la confianza al presidente del BCR para mantener una política monetaria prudente y sin interferencias, claro, nadie quiere ahora recordar ello. Posteriormente se concretó el incremento en su primera etapa del Ingreso Mínimo Vital. A esto le siguió la promulgación por unanimidad de la Ley de Consulta Previa a las Comunidades Nativas, seguidamente se logró imponer una mayor recaudación a las Sobre Ganancias Mineras lo que permite mayores ingresos al Estado, bandera que nadie levantó y que inclusive decían que no se podía, ahora se demuestra que hacía falta decisión y dignidad para hacerlo. Hace poco se materializó la aprobación del programa BECA 18 que también fue una de las promesas de campaña, dirigida a los jóvenes de altos rendimientos escolares pero de escasos recursos económicos que muchas veces se pierden en el camino por falta de apoyo y oportunidades. Beca 18 contará sólo para el año 2012 con un presupuesto de 135 Millones de Soles. Devida, después de tantos ataques, viene demostrado con sus recientes resultados que su política antidrogas ha logrado en menos de tres meses más incautaciones de droga que todo el año 2010. A todo esto, el día de hoy se materializará la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social para llevar a cabo las políticas orientadas precisamente a los sectores más desfavorecidos del crecimiento económico. Alguien puede decir que nada de lo mencionado es cierto o no se viene cumpliendo?.

En menos de 3 meses, el actual gobierno viene cumpliendo lo que prometió: estabilidad económica, mayor recaudación e inclusión y aún falta mucho camino por recorrer para ver los resultados de dichas medidas. Hasta donde recordamos, ningún otro gobierno anterior cumplió en tan poco tiempo con sus primeras promesas de campaña, sin embargo, fiel a su costumbre de hacer política, ciertos sectores políticos tradicionales que ahora pretenden mostrarse como “moralizadores” y “héroes contra la corrupción” – defensores de Alan García actualmente en juicio y con petro-audios encima, y defensores de Alberto Fujimori, preso y condenado por asesino mediático y corrupto – pretenden descalificar como sea a cuanto funcionario es nombrado por el gobierno actual, incluso, sin darles oportunidad para que muestren su capacidad de gestión. Recordemos, primero fue Ricardo Soberón, luego, el embajador Rafael Roncagliolo, le siguió Susana Baca, luego Aída García Naranjo y hasta hace poco el Ministro del Interior ha tenido que acudir al Congreso por las medidas de reorganización de la Policía Nacional, institución que cuenta con más generales y coroneles que lo técnicamente permitido, cuando hacen falta más policías en las calles. Hasta cuándo?.

Es cierto que hay cosas que siempre merecerán ser investigadas y es bueno que se investiguen, pero también es bueno dar realce y reconocer como es debido los grandes logros y esfuerzos que ya viene realizando el actual gobierno.

No podemos sin embargo perder la perspectiva de las cosas y debemos reconocer que varios hechos no han sido manejados de la manera más prudente e inteligente posible, y ahí creo que a los funcionarios del actual gobierno les está faltando ese manejo atinado y sereno que demostraron en la campaña electoral, algo que fue reconocido incluso por sus opositores. Sin duda, el mediatismo y acoso de los medios les viene ganando la batalla, pues han mostrado desesperación y falta de serenidad para manejar las posibles denuncias de una prensa que demuestra cada día cómo será su accionar en los próximos cinco años.

En ese sentido, debo decir, por ejemplo, que la Ministra de la Mujer tuvo malos reflejos y desaciertos ante una tragedia como la de Cajamarca en la cual debió guardar serenidad e indicar que el caso debería de investigarse adecuadamente antes de arriesgarse a “patinar” adelantando posibles causas o responsables y mucho más cuando es lógico que ella no podía saber a ciencia cierta lo que había ocurrido. En este caso, cierto es también que ella no es culpable de esas muertes y mucho menos con poco más de 40 días en el cargo, algo que pretendieron endilgarle; García Naranjo, que duda cabe –y para quienes no lo saben- , es ejemplo de una persona luchadora en favor de los sectores más desprotegidos durante toda su vida, y sobre todo de las mujeres, nadie puede cuestionar ello, además de ser una profesional capaz y solidaria, cualquier opinión que pretenda desconocer ello peca de fanatismo y sólo apuntaría a mellar su honra, algo que desde luego no debemos permitir. A ella sólo le diríamos, sí nunca mostró la débil frivolidad de bailar en público, por qué diablos se le ocurrió hacerlo ahora?.

Por otro lado, es un acierto que los actos negativos que se han hecho público en relación a determinados congresistas elegidos hayan sido sometidos inmediatamente a las investigaciones del caso, y aunque son hechos que se suceden en cuanto gobierno anterior ha existido, también hay que poner en claro que ellos no involucran actos de gobierno. En ese sentido y muy por el contrario, en su caso, Gana Perú los está sometiendo a investigaciones y los ha separado del partido, pues constituyen faltas propias de sus antecedentes individuales, así que pretender levantar barro para echar la culpa de un posible delito individual a todo un Gobierno es una ligereza interesada, algo que debe tenerse muy presente.

Respecto del segundo vicepresidente Omar Chehade, sostengo que debe ser investigado, y en mi opinión, debería solicitársele su renuncia al cargo por el escándalo político generado más allá de que no haya existido delito consumado. Se trata de un Vicepresidente, no de un funcionario medio. Los reflectores del escándalo se posaron sobre él y hay que demostrar equilibrio en ese sentido, pues una de las banderas de lucha de este gobierno fue la de combatir la corrupción y los arreglos sobre la mesa y bajo la mesa, y en eso hay dar ejemplo sancionando a quienes no abrazan con cuidado dicha bandera o no la tienen presente como debieran.

En lo personal, sigo esperanzado en este gobierno pues siento que en lo elemental viene cumpliendo con sus promesas y en poco tiempo. No seamos mezquinos y reconozcámoslo, aunque sabido es que algunos medios se la pasarán haciendo lo imposible por atacarlo, pues al parecer no logran digerir que han perdido las elecciones; pareciera que para algunos sectores de la sociedad acostumbrados a las mentiras en política, la verdad de las promesas que va cumpliendo el gobierno del presidente Ollanta, les hiciera daño.

No creo equivocarme cuando pienso que en el fondo existen sectores que evidencian un temor no reconocido. Cual es, que el actual gobierno haga las cosas bien y vaya cumpliendo sus promesas como lo hemos detallado al comienzo de este artículo, miedo propio de una “oposición responsable”, que por lo visto, evidencia también mucho de mezquindad.

lunes, 10 de octubre de 2011

Me envío

s

Por: Jinre

minutos antes...

28 junio 2011

Me envío con el viento...


atravesando casonas y viejos edificios...


la humedad de Lima


cáscaras de naranja


retazos de cartón


gritos suspendidos en el espacio,


buses odiosos y horarios viejos de urgencia...




al fin te encuentro,




beso tus labios,


tu sien en mi hombro,


tus ojos que miran detrás de mis párpados...


vuelvo a ser el hombre que moldeas con tus manos, tu voz.

martes, 4 de octubre de 2011

Hasta siempre Ricardo Quesada.


Por: Jinre Guevara Díaz.


04.OCT.2011

Ayer en la noche me enteré la triste noticia de que el poeta y amigo Ricardo Quesada murió el sábado último en algún paraje cercano a la ciudad de Huancayo. Al parecer, no se saben las circunstancias, algunos amigos manifiestan que él decidió poner fin a su camino.

Me dolió mucho enterarme de su partida. Recuerdo bien al poeta de trato gentil, sencillo como pocos, perseverante en su arte. Un día decidió viajar sin descanso por otros países y terminar sus travesías por el interior del Perú, desde cada rincón siempre recibíamos sus correos, sus nuevas creaciones literarias, sus fotos que nos hablaban de un tipo apasionado por la vida; pero hace unos días llegó a su paradero final.

Tuve la suerte de ser considerado su amigo, guardo de él decenas de Collage Poéticos de su producción titulada "DESAKATO", además su logrado libro "Blue Moon of Kentacky", con una bella dedicatoria, generado en EE.UU. y que guarda sentidas inspiraciones producto de su vida itinerante planificada a su modo.

Recuerdo el día que lo conocí hace ya muchos años, yo me encontraba caminando por el Jirón Quilca en el centro de Lima junto a nuestro común amigo el pintor Orlando Ocampo, Orlando lo llamó desde lejos: "ey poeta", Ricardo atendió al llamado y detuvo su pasó para saludarnos con su inseparable amabilidad y timidez. Reconocí en él a una persona que prestaba suma atención a las conversaciones por mas que estas fueran breves, nos dimos la mano y luego se despidió no sin antes obsequiarnos unos ejemplares de su ya fecunda producción poética a modo de Collage, con atrevimiento le pregunté si tenía algún costo, en ese instante me enteré que Ricardo tenía por norma compartir su arte, no venderlo.

Al poco tiempo nos volvimos a encontrar en el bar Queirolo ubicado entre los Jirones Quilca y Camaná en donde compartimos muchas charlas amenizadas a veces con canciones y poesía, otras veces lo encontré en algunos conciertos de música peruana en la Escuela Superior de Folclor José María Arguedas, otras tantas en el Centro Cultural El Averno. En todas estas oportunidades siempre reconocí a quien era poeta a tiempo completo. Al preguntar sobre su vida, un día me dijo con emoción sin par que irradiaban sus ojos a través del vidrio de sus gafas: "Yo quería escribir, yo había decidido vivir para escribir", escena que recuerdo bien cuando conversamos en la que era en ese momento la casa de Piero Bustos, ese otro gran amigo común.

Fueron muchas las veces que compartimos diferentes circunstancias, recuerdo que en alguna oportunidad nos programó al Trío Los Cholos dentro de un recital poético en el Yacana Bar y nunca olvidaré su dedicada atención a lo que interpretábamos, sus ojos fijos y su seria mirada las mismas que podrían no guardar relación con el bullicio que inundaba del bar.

Tuve la oportunidad de compartirle las producciones musicales del Trío Los Cholos que recuerdo fueron de su aprecio y de sus generosos comentarios, a él le debemos la difusión de dichos trabajos entre sus amistades en EE.UU. y la posibilidad de que una melodía, al igual que un poema, pueda llegar a paraderos insospechados.

Cultivamos una amistad que hubiese deseado sea más prolongada y constante, yo lo apreciaba mucho y aprendí a sentir por él gran admiración pues veía en su vida lo que muchos deseamos hacer y a veces no podemos del todo. En una oportunidad me dijo que tenía un regalo para mí (como si no fuesen suficiente todas las creaciones poéticas que nos regalaba en cada encuentro), me contó de un instrumento musical de cuerdas que lo había heredado de su abuelo, pasando por su padre y que en ese momento él poseía y atesoraba mucho, era un "Ronroco", un instrumento de cuerdas como un charango gigante, hecho de caparazón de Armadillo. Había decidido regalármelo como detalle de su amistad. El día que me lo entregó me dijo que lo hacía con mucho respeto y que se desprendía de un objeto valioso para él, pero que deseaba que yo lo conservara en señal de nuestra amistad.


     Ricardo Quesada.
     Foto: Armando Arteaga.

El último sábado, me encontraba en mi casa revisando y ordenando algunas cosas, en ese momento la vista me llevó casi a la fuerza hacia ese instrumento musical que Ricardo me regaló, recuerdo que en ese momento pensé en él y en el instante que me lo entregó y las palabras con que lo hizo; yo no sabía aún que Ricardo había partido para siempre, el misterio de la vida me jugó sus señales para decirme que algo pasaba con el poeta.

En los últimos tiempos, nos encontramos con Ricardo en el C.C. EL Averno, y la verdad, lo vi deprimido, noté en él una carga que no sabría explicar, recuerdo que le pregunté cómo se encontraba y me dijo:"mal, la cosa no anda bien, pero, tranquilo, no te preocupes", no pude conversar más con él; no sabía que aquellas serían las últimas veces que lo vería en esta vida.

Ricardo Quesada, hombre de delgadez notoria, de mirada seria, lentes gruesos y pequeños, cabello crecido, con sombrero o gorrita, con su bolsa que a veces me daba la impresión te confundía con un pintor, persistente y apasionado, y como dijera el poeta Domingo de Ramos, “un poeta que nunca tranzó” ni puso en juego su vena poética. Te recuerdo con cariño, como ejemplo de lo que es un ser humano entregado al oficio de sentir la vida escribiendo, quisiste ser poeta y lo fuiste en cada instante de tu vida. De andar sereno y modestia sin esfuerzos, tu trabajo puesto al servicio de los demás es un ejemplo y la fecunda contraposición para un sistema que confunde frecuentemente el valor con el precio, irreverente desde tu anarquismo inconforme contra las agresiones al ser humano, contra un medio que adula el absurdo exitismo y al "número uno" grotesco.

Ricardo, amigo, gracias por tu amistad, por conocerte, me duele tu partida.

Gracias por enseñarnos que una de las formas de vivir la vida, es vivir sin detenerse.

Hasta siempre Poeta nuestro.